Nutrición Vegetal de Especialidad » Información Técnica » Palto

Menor Salinidad en Palto con Ultrasol® K.

A la fecha Perú prevé un incremento sustancial en sus niveles de exportación de palta alcanzando las 98 mil TM, y se proyecta para el próximo año, bordear ya las 120 mil TM. En ese sentido, considerando que en los próximos años habrá un aumento sobre las 13 mil Has plantadas actualmente, lograr y mantener producciones de fruta en cantidad y calibre adecuado se convierte en un hecho imprescindible e inmediato.

Un factor directamente implicado en la productividad del palto es el suministro hídrico. Y si bien se ha avanzado notoriamente en la implementación de sistemas de monitoreo de humedad y en el cálculo de los regímenes de riego más apropiados, existe aún un factor que sí es relevante pero su seguimiento y monitoreo es aun relativo; se trata de la salinidad. La salinidad no sólo implica el aporte de iones tóxicos para el palto (caso del Cloruro y el Sodio), sino también el hecho de generar un fuerte efecto osmótico debido a su presencia, es decir el hecho de que haya sales en el entorno radicular exige a la planta un esfuerzo o un “gasto extra” en lograr tomar el agua bajo esa circunstancia de estrés. Por otro lado, está ampliamente estudiado, que cualquier situación de estrés implica un mayor desgaste de la planta en detrimento de la productividad de ésta: Lo cual se debe a que las sustancias de reserva se ven consumidas frente al nuevo escenario, y ello es más representativo en el caso del palto, dado que lo producido no es un fruto basado en azucares, sino más bien un fruto basado en grasas; es decir que el esfuerzo productivo para el caso del palto será siempre mucho mayor que en el caso de un manzano o vid.

Frente a ese escenario, la fertirrigación proporcional y constante se convierte en una herramienta vital para el control de los niveles de la salinidad en diversas condiciones; así como también, el uso del fertilizante más apropiado para dicha situación. Este es el caso del Ultrasol® K (KNO3) el cual ya es ampliamente usado no sólo por su alto nivel de solubilidad sino también por su marcado efecto antagonista en contra del ion Cloruro. Sin embargo recientes investigaciones han demostrado que su efecto salino, determinado a través de la medición de la conductividad eléctrica (CE), es mucho menor (desde 46 hasta 92 % menos) en comparación al uso de otras fuentes fertilizantes a similar concentración (ver Tabla 1 líneas abajo). Este hecho es bastante relevante para las condiciones de Perú, puesto que es usual aplicar Sulfato de Potasio (SOP) y Nitrato de Amonio (NAM) como fuentes alternativas sin considerar que a nivel radicular siempre van a estar generando un aumento de la salinidad que pudiera ser evitable y siempre beneficioso para un cultivo tan sensible como el palto. Por otro lado el uso excesivo de fertilizantes que lleven anión sulfato (SO4) tendrá también un efecto salino a largo plazo, pues los requerimientos nutricionales, a nivel de solución nutritiva, por parte de la planta serán siempre del orden de la décima parte del total de Nitrógeno aportado, es decir que la planta tomará sólo lo necesario y provocará una re-concentración de dicho anión que aunque es una sal débil, en el tiempo empieza a convertirse en una sal fuerte y dañina.

Tabla 1. Efectos en la CE de varias combinaciones de fertilizantes, comparadas con KNO3, manteniendo constantes los niveles de N y K.

Combinación

Dosis
gramos

N
gramos

K2O
gramos

Fuente CE
1 g/l mS/cm 25° C

CE por dosis
mS/cm

CE
%

1

KNO3

1,00

0,135

0,455

1,35

1,35

100

2

KCl

0,76

 

0,455

1,79

1,36

148

NAM

0,40

0,135

 

1,60

0,64

Total

1,16

0,135

0,455

 

1,99

3

KCl

0,76

 

0,455

1,79

1,36

192

SA

0,64

0,135

 

1,91

1,23

Total

1,40

0,135

0,455

 

2,59

4

SOP

0,91

 

0,455

1,47

1,34

146

NAM

0,40

0,135

 

1,60

0,64

Total

1,31

0,135

0,455

 

1,97

Fuente: http://www.kno3.org

Como hemos visto, aquí hay dos detalles sencillos pero determinantes en el buen manejo del palto bajo nuestras condiciones locales de suelos y agua. En ese sentido SQM VITAS, con su propuesta tradicional de innovar y asistir técnicamente a sus asociados, está llevando adelante soluciones de fertirrigación basadas en estos aspectos y enfocadas en la búsqueda de rentabilidad, lo cual nos permitirá seguir entregando herramientas cada vez más eficientes para el agroexportador Peruano.


El palto es un cultivo muy sensible a la salinidad y al estrés hídrico, conozca cómo superar esta problemática a través de una fertirrigación apropiada.